lunes, 19 de octubre de 2009

Sé perfectamente que no voy a continuar con esto mucho tiempo. Sencillamente, no voy a continuar. Es un ejercicio estúpido para ocupar mi tiempo estúpidode mi vida estúpida. Nunca he tenido alma de escritor de diarios. Sólo ahora, que estoy deprimido y sin aliento, me paro aquí a perder el tiempo. Deseando en el fondo de mi corazón hundido que alguien quizás pueda leer lo que escribo y (cómo no!) ayudarme a resolver mi problema.

Y es que aún no me he enterado de que nadie me va a ayudar porque nadie puede y quien puede no quiere o no lo sabe o no le interesa... Nadie va a sacarme de mi agujero.

A veces pienso que estoy perdiendo la cabeza por momentos. O quizás nunca la tuve en su sitio. A veces me desconecto y tengo la sensación de que todo a mi alrededor es irreal, sólo un sueño... un mal sueño. Estaré perdiendo el juicio? Creo que sí.

He llegado a pensar que nada es real: ni mis hijos. Ellos existen porque yo los pienso pero si yo no existiera, ellos tampoco? Y aunque ellos existieran, si yo no fuese consciente de su existencia o no los pudiese percibir, para mí no existirían. Y no habría dolor. Es esa lo solución?

Mi padre se fue y yo me quedé aquí. Y la sensación de soledad y el dolor me acompañan aún. Pero es todo eso real?

A veces no me acuerdo de los nombres de la gente. Ni siquiera estoy seguro de reconocer las caras de personas que me han presentado. Cómo los reconozco? Y si no los reconozco, por qué es? Estoy perdiendo el sentido?

No te quedes encerrado en tu casa, me dijo. Y dónde voy?

No tengofuerzas para llenar mis pulmones. A veces pienso que estaría bien dejar de respirar. Pero después de unos segundos, vuelvo a hacerlo. Pero me duele el pecho de la tristeza... Ahora sé lo que significa estar triste, permanentemente triste. Supongo que es peor que estar muerto porque al menos muerto no sientes nada. O sí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada